VIDEOS..., MÚSICA..., FOTOS..., I PRINCIPALMENTE... LIBROS, LIBROS I LIBROS

martes, 27 de diciembre de 2016

(438) LOS BESOS EN EL PAN de ALMUDENA GRANDES (1960- ). Tusquets Editores. 226 páginas (EBOOK)

De Almudena Grandes había leído con anterioridad tres libros: El lector de Julio Verne, Las edades de Lulú y El corazón helado (haciendo click en el título se puede acceder a la reseña del libro).
Los besos en el pan es completamente diferente a las anteriores y, a través de una serie de personajes que habitan en un barrio del centro de Madrid y que pertenecen a las clases medias y populares, la escritora aborda algunos de los temas de la actualidad: el hambre infantil, el desmantelamiento de la sanidad pública, las estafas bancarias, la burbuja inmobiliaria, la amenaza de competidores chinos explotados por las mafias,... El nexo de unión entre los diferentes personajes está resuelto a través de lazos familiares, la amistad, las relaciones laborales o la frecuentación de espacios como el bar, la peluquería o el edificio ocupado.


Resumen del argumento:
¿Qué puede llegar a ocurrirles a los vecinos de un barrio cualquiera en estos tiempos difíciles? ¿Cómo resisten, en pleno ojo del huracán, parejas y personas solas, padres e hijos, jóvenes y ancianos, los embates de una crisis que «amenazó con volverlo todo del revés y aún no lo ha conseguido»? Los besos en el pan cuenta, de manera sutil y conmovedora, cómo transcurre la vida de una familia que vuelve de vacaciones decidida a que su rutina no cambie, pero también la de un recién divorciado al que se oye sollozar tras un tabique, la de una abuela que pone el árbol de Navidad antes de tiempo para animar a los suyos, la de una mujer que decide reinventarse y volver al campo para vivir de las tierras que alimentaron a sus antepasados? En la peluquería, en el bar, en las oficinas o en el centro de salud, muchos vecinos, protagonistas de esta delicada novela coral, vivirán momentos agridulces de una solidaridad inesperada, de indignación y de rabia, pero también de ternura y tesón. Y aprenderán por qué sus abuelos les enseñaron, cuando eran niños, a besar el pan.

No hay comentarios: